AUDIO PLANET
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Wagner. La Walkyria, Solti en el Covent Garden 1961

Ir abajo

Wagner. La Walkyria, Solti en el Covent Garden 1961 Empty Wagner. La Walkyria, Solti en el Covent Garden 1961

Mensaje  jibanezm Dom 21 Dic - 3:49

Testament publica una representación de La Walkyria del año 1961 en el Covent Garden, bajo la dirección de Georg Solti. Corresponde a la serie de cuatro funciones de la primera jornada de la tetralogía que se programaron para al estreno del director húngaro como Director de la Royal Opera Company - Covent Garden, en concreto a la velada del día 2 de octubre.


Wagner. La Walkyria, Solti en el Covent Garden 1961 81IMrOQLjVL._SL1500_ Wagner. La Walkyria, Solti en el Covent Garden 1961 51i0Oebyd5L


A pesar de lo que se anuncia, este registro no es una novedad absoluta, aunque Testament como es habitual lo eleva a la categoría de edición “oficial” al utilizar fuentes autorizadas de primera calidad, en este caso una toma monofónica en vivo de la BBC que transmitió por radio la representación. Es de resaltar la calidad de la toma original, cercana y con un balance óptimo entre voces y orquesta, así como la viveza e inmediatez del sonido, en particular en los tutti en forte, realmente impactantes. La presentación del producto es irreprochable, incluyendo un libro de notas a cargo del eminente callasiano y especialista en ópera Tony Locantro para poner en perspectiva la edición y que presenta fotografías de calidad de la producción original.

La dirección orquestal es inequívocamente soltiniana en sus rasgos estilísticos: transparencia del tejido orquestal, explotación de la paleta de colores instrumental, en particular de los metales, aplicación sistemática del ritmo y el ímpetu como elementos de expresión en los clímax, y un uso sutil de la modificación del tempo para subrayar las emociones en los momentos líricos.

Dentro de este contexto estilístico el director húngaro adopta su habitual estilo narrativo, teatral y concertador, aunque en esta ocasión los resultados son desiguales. El punto más bajo se sitúa en la segunda escena del primer acto, a la que imprime un aburrido batti tempi que no consigue insuflar nervio al relato del welsungo; además, la escena finaliza con la única pifia orquestal audible en la velada, cuando Sieglinde indica con la mirada a Siegmund el tronco del árbol en que puede encontrar el arma con la que enfrentarse a Hunding: suena entonces el motivo de la Espada en los metales con notas fuera de tono y articulación imprecisa, haciendo el motivo algo grotesco. Y el punto más alto se sitúa en el segundo acto, en donde el drama fluye a un altísimo nivel y sin desfallecer de principio a fin, impulsado por una orquesta inspirada y atenta en todo momento a las necesidades de los cantantes. El tercer acto está construido con cierta precipitación, sobre todo en la escena final, quizás por el cansancio que muestran claramente tanto Hotter como Välkki.

Por otra parte, es indiscutible que Solti fue un gran profesional de la dirección orquestal, exigente y metódico, y las intensas sesiones de ensayo a las que sometió a la orquesta de la compañía del Covent Garden para conseguir imprimir en la misma su sello personal se notan en esta grabación. Todos los instrumentos suenan muy “wagnerianos” en su tímbrica y articulación, en especial la sección de metal, que obtiene unos matices y brillos similares a los que se pueden escuchar en su grabación del Anillo en estudio para Decca, con la Filarmónica de Viena. También la cuerda merece destacarse, suntuosa y cálida a la vez.

Entre el reparto se cuenta en esta representación con John Vickers, entonces una de las estrellas del Covent Garden, que se hacía cargo del papel de Siegmund. Es bien conocido el choque frontal que se produjo entre Solti y Vickers durante los ensayos de esta producción de La Walkyria, con “espadas” y miradas retadoras de por medio. Oficialmente el problema surgió ante los diferentes planteamientos artísticos que tenían Solti y Vickers acerca de cómo interpretar a Siegmund: Solti quería una dicción molto legato que permitiese equiparar la línea vocal del welsungo con un instrumento más de la orquesta, mientras que Vickers, que por aquel entonces ya había trabajado suficientemente el papel con anterioridad en varias ocasiones, entendía que la parte interpretativa del personaje era irrenunciable. Ciertamente cantar en legato y conseguir que las palabras permanezcan claras y comprensibles –lo que sería el equivalente a unir ambas voluntades- es un ideal que supone un reto casi inalcanzable para cualquier intérprete.

Aunque también cabe la posibilidad de que el asunto tuviese más que ver con un choque de egos que con un problema real de interpretación: Solti era entonces una estrella en pleno ascenso, organizador, autoritario y obsesionado por controlar y expandir su carrera profesional, y exigía que todos los que trabajaban para él se plegaran a sus deseos, mientras que Vickers era ya una excéntrica estrella consolidada, de fuertes convicciones en el ámbito personal, que flirteaba con el divismo y que entre función y función se permitía el lujo de negociar con las autoridades de su país –Canadá- el mejor acuerdo posible a sus intereses para el pago de impuestos. El primer roce entre estos titanes del egocentrismo se produjo ya en el momento de seleccionar la obra de apertura de la temporada del Covent Garden: Vickers proponía Fidelio y Solti insistía en La Walkyria, que es la obra que finalmente acabaría imponiéndose. Tras este conflicto, Solti y Vickers nunca más volvieron a colaborar en un teatro lírico, a pesar de los intentos realizados en este sentido por el director húngaro.

En cualquier caso, en esta representación Vickers está muy bien en lo canoro, con su característica voz áspera, grande y potente, atacando a golpe de glotis, y nos presenta a un Siegfried angustiado y abatido por la necesidad. Y como siempre, no le falta lirismo y efusividad a este cantante cuando la partitura así lo requiere. A destacar los sendos sobre agudos sostenidos que se marca en los “Wälse” de inicio de la tercera escena del primer acto. También la escena del anunciamiento de la muerte, ejecutada a un tempo casi paralizante por Solti para singularizar la gravedad del momento, en la que Vickers frasea con una emoción trascendida.
   
El papel de Brünnhilde estuvo a cargo de la joven soprano finlandesa Anita Välkki, que debutaba en el repertorio wagneriano de máximo prestigio para soprano, inaugurando así una exitosa carrera internacional que le llevaría en la década de los sesenta por los teatros más importantes del mundo, entre ellos Bayreuth, al que fue invitada para actuar precisamente como Brünnhilde en La Walkyria de las temporadas de 1963 y 1964 bajo dirección orquestal de Kempe y Klobucar respectivamente. Ni por voz ni por interpretación se puede equiparar a Välkki con las grandes sopranos dramáticas que han elevado el papel a las máximas alturas. En esta representación no asistimos ni a una voz deslumbrante como la de Flagstad, ni al excepcional empuje dramático que era marca de la casa de Varnay, ni en definitiva a la soberbia amalgama de voz e interpretación que cristalizó en Nilsson. La voz de Välkki no tiene mucha potencia ni tampoco proyección, pero tiene la calidad necesaria para cantar siempre con el tono requerido, corta en las notas altas pero sin mostrar tendencia al grito, manteniendo la línea melódica y con el aliento suficiente para sostener las partes más duras del papel.

En el comienzo del segundo acto el brillo de su voz es remarcable, y el remate de los ¡Hojotoho! iniciales es de antología, bellísimo en su factura. Conforme avanza la obra y va acumulando minutos de esfuerzo Välkki pierde progresivamente este empuje inicial, aunque tiene combustible suficiente para llegar sana y salva a la parte final. En lo interpretativo, su Brünnhilde tiende a bascular de forma natural hacia al lado humano antes que al guerrero.

El resto del plantel es de sobra conocido por el buen aficionado y compone un cartel de lujo y buen representante de la edad de oro de la interpretación wagneriana: Claire Watson como Sieglinde, Michael Langdon como Hunding, Hans Hotter como Wotan y Rita Görr como Fricka.

Claire Watson muestra una voz firme y afinada, aunque con un punto de dureza en el declamado en las dos primeras escenas del primer acto. Sólo en la escena final del mismo, cuando se sitúa a la estela del empuje que imprime Vickers, consigue sacar a relucir los matices cálidos de su voz, que no abandona hasta el fin de la representación. Su Sieglinde se transforma, en línea con la evolución de su voz durante la representación, desde lo precavido e inquisitivo hacia lo efusivo y pasional.

Michael Langdon pertenece a la nómina de cantantes británicos a los que Solti ayudó a promocionar desde su posición de Director de la Royal Opera Company. Su Hunding, excelente en lo canoro, con una voz oscura y profunda, en lo interpretativo parece más un filántropo que un guerrero con ansias de venganza, y presenta un declamado pesado y sin mordiente no muy apto para los menesteres de la primera jornada del Anillo.

Quedan los dioses Wotan y Fricka. En el primero tenemos a Hans Hotter, del cual poco hay que decir. Tan solo indicar que su estado de voz es muy bueno en el segundo acto, mientras que en el tercero hace acto de presencia el cansancio y en consecuencia ese vibrato característico en él que a veces afea algo el resultado final. Y en el papel de la diosa, Rita Görr está literalmente deslumbrante de voz, el ataque en las primeras notas es impreciso y feo pero inmediatamente imposta y a partir de entonces se presenta una voz precisa y poderosa, dispuesta a dar la batalla al dios.

Hotter y Görr construyen la escena de la disputa conyugal de modo memorable. Görr compone una Fricka avasalladora e intimidatoria, sabedora de la fuerza de sus demandas, mientras que el Wotan de Hotter discurre con una naturalidad pasmosa desde la prepotencia inicial del Dios transgresor hasta la sumisión final del Dios sabedor de la obligación contractual y moral que es la base de su poder. Pocas veces se comprenderá mejor que en esta interpretación la tragedia contenida en este complicado diálogo de la primera escena, el porqué el destino irremisible de los dioses es su aniquilación: cada palabra, casi cada acento, se convierte en un drama microscópico gracias al fraseo magistral que proponen Hotter y Görr en sus interpretaciones. Yéndonos a la exageración, se podría decir que la declamación del “Er geh’ seines Weg’s” final (Siga él su camino) es todo un compendio de filosofía. La segunda escena que sigue es de muchos quilates también, y el dios-Hotter desgrana de nuevo con enorme claridad y pasión el devenir y el destino de sus días ante la confusa Brünnhilde de Välkki. Otra escena para atesorar y escuchar una y otra vez cuando se desee comprender el significado más profundo de esta extensa narración del dios de la tetralogía.

Recapitulando, diriamos que estamos ante un registro de La Walkyria con suficiente atractivo como para situarlo en la lista de deseos de todo buen wagneriano. El magnífico segundo acto vale ya él sólo el precio de entrada. Pero es que además el plantel de intérpretes es de primer nivel, y todos presentaban un buen estado de voz el día de la representación. En lo interpretativo su prestación va desde lo excelente en el segundo acto hasta lo bueno o muy bueno en el primer y tercer actos -apuntar también que el grupo de walkyrias en este último acto canta e interpreta sin peros de ningún tipo. Lástima de los altos y bajos que muestra la concentración de la batuta durante la ejecución. En este sentido lo mejor, de nuevo, es el clarividente segundo acto.

Entre la discografía wagneriana de Solti este registro representa su primera grabación completa conocida de La Walkyria, ya que con anterioridad sólo se disponía de un primer acto en vivo en la Ópera de Múnich (1947) y un tercer acto en estudio para Decca (1957). Y su grabación (completa) en estudio de La Walkyria con Hotter-Nilsson no llegaría hasta 1965. Escuchar en vivo el Anillo de Solti de principios de los sesenta puede ser interesante para algunos oyentes, ya que aporta una visión alternativa, plena de matices, a la algo monolítica grandilocuencia que transpiran sus registros de estudio para Decca. Esperemos la pronta edición "oficial" del ciclo completo de Solti en vivo en el Covent Garden en 1965, que seguro será un acontecimiento discográfico. No sería de extrañar que Testament ya haya tomado cartas en el asunto. De momento, también está ya en el mercado "de masas" su Siegfried de 1962, y queda pendiente la edición de su Ocaso de 1963 -de momento sólo en el circuito especializado. 

También los seguidores de Vickers o Hotter pueden encontrar motivos suficientes y de importancia para adquirir esta edición de Testament.

En el ránking de registros de La Walkyria no pertenecientes a ciclos completos, esta grabación puntuaría alto en interpretación y quedaría lastrada por lo irregular de la dirección orquestal. Para los interesados, la grabación en estudio para EMI de Furtwängler (1954) y la grabación en vivo de Keilberth (Bayreuth, 11 de agosto de 1955, Testament) son referenciales en este capítulo y difícilmente podrán ser superadas por los nuevos registros de la obra que empiezan a aparecer ahora pertenecientes ya a la década de los sesenta.

Esta grabación de La Walkyria no está recogida en la Guía Wagner de Don Ángel-Fernando Mayo.

Terminamos con dos documentos gráficos de la época. En la fotografía de la izquierda se pueden apreciar juntos a Annita Välkki (Brünnhilde) y Hans Hotter (Wotan) en el ciclo del Anillo bayreuthiano de 1963, además de Jutta Meyfarth (Sieglinde) y Wolgang Wagner. Y en la fotografía de la derecha a Hotter y Välkki en La Walkyria del Covent Garden de 1961, precisamente la producción que recoge la edición Testament.

Saludos wagnerianos a todos los que lean estas líneas.


Wagner. La Walkyria, Solti en el Covent Garden 1961 Fpcar9 Wagner. La Walkyria, Solti en el Covent Garden 1961 2lwsjet

jibanezm

Cantidad de envíos : 228
Localización : verde
Fecha de inscripción : 23/06/2012

Volver arriba Ir abajo

Wagner. La Walkyria, Solti en el Covent Garden 1961 Empty Re: Wagner. La Walkyria, Solti en el Covent Garden 1961

Mensaje  musicalfidelity Vie 26 Dic - 1:31

Gracias de nuevo Jibanezm por tus hilos tan currados. La tetralogía del anillo por Solti siempre tan recomendable, la grabación en estudio con el sello DECCA una absoluta referencia.

Del director prusiano siempre se ha criticado sus fortísimos, su sonido demasiado "estridente" en especial con el viento metal, pero Solti es mucho Solti y a Wagner su dirección le sienta tan bien...

S2...
musicalfidelity
musicalfidelity

Cantidad de envíos : 1990
Localización : Andalucía
Fecha de inscripción : 02/04/2014

Volver arriba Ir abajo

Wagner. La Walkyria, Solti en el Covent Garden 1961 Empty Re: Wagner. La Walkyria, Solti en el Covent Garden 1961

Mensaje  musicalfidelity Vie 26 Dic - 1:50

Por cierto, qué habría sido del mundo fonográfico Wagneriano sin el gran Hotter, Kná y tantos otros.

Resulta curioso que esta grabación no haya sido tenida en cuenta por el grandísimo Wagneriano Ángel Fernando Mayo en su famosa guía.

Como seguidor acérrimo y absolutamente incondicional de Hotter me haré con ella.

Gracias de nuevo a ti y a Testament por sacar a la luz tantas grabaciones que nos alegran el día.

Saludos
musicalfidelity
musicalfidelity

Cantidad de envíos : 1990
Localización : Andalucía
Fecha de inscripción : 02/04/2014

Volver arriba Ir abajo

Wagner. La Walkyria, Solti en el Covent Garden 1961 Empty Re: Wagner. La Walkyria, Solti en el Covent Garden 1961

Mensaje  jibanezm Dom 28 Dic - 10:14

Hola musicalfidelity, como siempre un placer compartir audiciones y reflexiones que puedan ser de interés para otros foreros.


musicalfidelity escribió:
Resulta curioso que esta grabación no haya sido tenida en cuenta por el grandísimo Wagneriano Ángel Fernando Mayo en su famosa guía.

En el momento de la segunda y última edición de la Guía de Ángel Fernando Mayo, el año 2001, no existía ninguna edición en CD de esta representación de La Walkyria, y tampoco había circulado previamente en formato LP, por lo que no era posible que apareciese mencionada en su texto, que sólo hace referencia a registros que eran conocidos en CD y/o LP en el momento de la publicación.  La grabación del Covent Garden salió a la luz pública, inicialmente en CD-R, a partir del año 2005.

Por otra parte, todo texto que compile ediciones de registros sonoros está expuesto a la desactualización más o menos rápida de su contenido en consonancia con la evolución del mercado discográfico. Y la Guía Wagner de Fernando Mayo también ha seguido tan irremediable destino.

Son varios los motivos que hacen que el mercado discográfico wagneriano haya cambiado en los casi quince años que median entre 2001 y hoy día. A vuela pluma podemos citar la aparición de ediciones oficiales de grabaciones de Bayreuth en el sello Orfeo, el salto de década, que hace obsoleta la validez de los derechos de autor sobre registros sonoros realizados 50 años atrás y anima a la salida a la luz pública de nuevos registros que permanecían antes ocultos, o también la eclosión del formato video, que ha inundado el mercado con representaciones wagnerianas de muy distinto pelaje.

Aunque en lo fundamental la Guía sigue siendo válida, hay sin embargo algunas obras que han quedado afectadas por la renovación del mercado discográfico. Y la que más el Anillo. Por un lado la aparición en Testament del ciclo bayreuthiano de Keilberth de 1955 en reluciente estéreo deja algo tocado al Anillo de Solti para Decca. Y por otro la renovación en 2011 de las ediciones digitales de los dos ciclos furtwänglerianos de Milán y Roma, que aporta nuevo esplendor sónico a dichos registros, sube mucho el caché del director berlinés. En conjunto y para mi gusto, Keilberth y Furtwängler ascienden escalones en el ránking de ciclos recomendables, me atrevería a decir que incluso pisando los talones a Kna como gran referencia, mientras que Solti baja algunos de ellos. Pero es que además habría que tener en cuenta los nuevos Anillos de Kempe ’57, Konwitschny ’59, Leinsdorf ’61 y Kempe ’62, y tampoco nos podemos olvidar de los ciclos de última generación surgidos desde la grabación de Barenboim en Bayreuth a principios de los noventa, tanto en audio como en video, que obligan a reordenar el ránking de Anillos recomendables en su zona media-baja.


musicalfidelity escribió:
La tetralogía del anillo por Solti siempre tan recomendable, la grabación en estudio con el sello DECCA una absoluta referencia. … siempre se ha criticado sus fortísimos, su sonido demasiado "estridente" en especial con el viento metal, pero Solti es mucho Solti y a Wagner su dirección le sienta tan bien...

El Oro (1958) es el punto más bajo del ciclo soltiniano para Decca, ya que ciertamente su violencia sónica es completamente desproporcionada. Aunque ya sabemos que Culshaw fue el ideólogo de la cosa, que Parry cargó las pistolas y que Solti tiró del gatillo, por lo que quizás la responsabilidad por el exceso no debería recaer exclusivamente sobre el director húngaro. Esta extravagancia sónica se puede apreciar también en su Tristán e Isolda de 1960 y en su primera incursión straussiana (Arabella, 1957) y verdiana (Un ballo in maschera en 1960).

Hacia 1961 Solti suaviza algo las formas, en consonancia con el aumento de su prestigio internacional, lo que se puede apreciar ya en su grabación de Aida del mismo año y también en sus grabaciones de Sigfrido (1962) y Ocaso (1964). Y en La Walkyria de 1965 consiguió realizar al fin su concepto de dicción molto legato para el welsungo, a través de la interpretación de James King, aunque para mi gusto el resultado final es excesivamente edulcorado y de algún modo anti-wagneriano por debilitar el propio concepto de drama que preconizó el autor.

Desde el punto de vista crítico la grabación fue de bunkerizada ya en los años setenta a partir de las andanadas largadas por el musicólogo Deryck Cooke en 1972 en Gramophone, con motivo de la aparición en EMI del Anillo de Roma de Furtwängler, y por el crítico musical de ópera Alan Blyth en 1979 con motivo de la edición de su texto “Opera on record”. En el primer caso fue el estilo de dirección orquestal de Solti el objeto de la crítica, mientras que en el segundo el hecho de estar grabado en estudio, un medio inapropiado -según el eminente crítico- para mostrar la magnificencia de una obra como el Anillo. Y la aparición del ciclo mencionado de Keilberth ’55, grabado en refulgente estéreo en Bayreuth por los mismos “Decca boys” que se harían cargo posteriormente del Anillo de Solti, ha acabado por arramblar de un modo u otro con el mejor baluarte que todavía mantenía el registro, el de su pulida técnica de grabación.

No obstante, si unimos la eficacia del estilo concertador soltiniano, el muy buen nivel medio del reparto, tanto en lo vocal como en lo interpretativo, la prestación de la Filarmónica de Viena, la extraordinaria calidad del sonido estéreo de estudio, y, por qué no, también el carácter icónico de la grabación, podríamos decir que estamos ante un ciclo del Anillo de obligado conocimiento para todo wagneriano.

musicalfidelity escribió:
qué habría sido del mundo fonográfico Wagneriano sin el gran Hotter, Kná y tantos otros.

Si miramos de forma aislada a los grandes cantantes y directores del arte wagneriano podríamos llevarnos la sensación de que efectivamente hemos sido afortunados por la aparición de todos ellos.

Sin embargo en realidad nada es casualidad en el mundo wagneriano, y el arte canoro, el interpretativo y el de dirección orquestal han seguido una evolución claramente identificable desde la muerte del propio Wagner hasta nuestros días. El canto y la interpretación wagnerianos se encontraban en su cénit en la década de los cincuenta, y Hotter y otros muchos nombres que a todos nos vienen a la mente no son sino el resultado lógico de dicha evolución. La dirección orquestal wagneriana sigue derroteros parecidos, de modo que Kna vendría a ser el resultado lógico de la evolución de una forma de entender la dirección orquestal que emana del propio Wagner.

En fin, estamos ante un tema amplio y fascinante, ¡para hacerle justicia serían necesarios varios hilos por la extensión del asunto!


Última edición por jibanezm el Dom 11 Ene - 6:39, editado 3 veces

jibanezm

Cantidad de envíos : 228
Localización : verde
Fecha de inscripción : 23/06/2012

Volver arriba Ir abajo

Wagner. La Walkyria, Solti en el Covent Garden 1961 Empty Re: Wagner. La Walkyria, Solti en el Covent Garden 1961

Mensaje  kleifri Dom 28 Dic - 22:23

Hola amigos wagnerianos.
Yo distribuyo Testament en España y simplemente quería comentaros que entregué una copia de esta Walkiria a Scherzo para que realizasen la crítica y si no me equivoco saldrá en el próximo número de la revista.
Espero que os guste.
kleifri
kleifri

Cantidad de envíos : 329
Localización : Castellón
Fecha de inscripción : 28/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Wagner. La Walkyria, Solti en el Covent Garden 1961 Empty Re: Wagner. La Walkyria, Solti en el Covent Garden 1961

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.