Las incoherencias de los mercados por la crisis económica

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las incoherencias de los mercados por la crisis económica

Mensaje  Pacohum el Mar Sep 13, 2011 10:37 pm

Las incoherencias de los mercados por la crisis económica

Habrá que romper manuales de economía. Con esta crisis tan larga y profunda se están produciendo paradojas e incoherencias que rompen con los principios básicos de la economía. Es fruto en su mayor parte de la búsqueda de refugios por lo que al primar la seguridad se desprecia la liquidez o la rentabilidad. Una distorsión que tiene vencedores y perdedores.

Luis Aparicio / [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Martes, 13 de Septiembre de 2011 - 11:14 h.

La crisis ha colocado un engañoso espejo a las inversiones. Tenemos el bono griego a 10 años al 121%, los americanos –pese a que hace unos días se hablaba de riesgo de impago- tienen su bono con la rentabilidad mínima en 60 años. Tipos también mínimos históricos para la el bono alemán. Estas son las principales incoherencias de esta crisis.

Cuentas y depósitos demasiado bien remuneradas.- A las entidades financieras les resulta imposible salir a captar dinero a los mercados. La única forma es atraer el dinero de los ahorradores y comprometerlo por el mayor tiempo posible. En el mercado español sigue habiendo numerosas ofertas al 4% ó 5%, pese a la penalización que impone el Gobierno a los extratipos y pese a la muy complicada situación del sistema financiero. Resulta paradójica que con los márgenes destrozados y sin la posibilidad de crecer por el activo (crédito) se sigan pagando estos tipos en el mercado español. Tampoco la inflación actual del 3% y la prevista para el cierre del año, en torno al 2,5%, justifican estos tipos.

Riesgo mayor que países del Tercer Mundo.- Europa es el centro del riesgo del mundo. Grecia, Portugal, Venezuela, Irlanda, Pakistán, Argentina, Ucrania y España encabezan el riesgo financiero en el mundo. Algo totalmente exagerado si tenemos en cuenta la larguísima lista de países que ofrecen a priori menor riesgo que España o Italia en el mundo. Por ejemplo, según los seguros de tipos de interés, se paga más por cubrir un fallido en España que en Vietnam.

Tipos ridículos que no cubren la inflación.- En la otra cara de esta complicada moneda se sitúan países como Estados Unidos o Alemania que se ven beneficiados del revuelo que viven los mercados. Es noticia de hoy mismo. El bono alemán a 10 años cotiza en mínimos históricos del 1,68%. Esto supone que el inversor que compra estos bonos está dispuesto a cobra el 1,68% cada año durante diez años, porcentaje que difícilmente cubrirá la subida la vida estimada en un 2%. Tampoco cabría espera una gran ganancia por subida del precio del bono: el recorrido a la baja de los tipos es ya muy pequeño con ese 1,68%. En Estados Unidos, pese a los recientes temores a un fallido por las divergencias entre Republicanos y Demócratas para seguir dando a la máquina de hacer dinero, el bono estadounidense a 10 años también es un refugio que permite la paradoja. Renta al 1,9%, su nivel más bajo en 60 años, justo cuando su capacidad de pago es tal vez la menor en ese periodo. Más datos chocantes que se alejan de la lógica financiera se encuentran en el bono alemán a 3 años que renta el 0,54% o el mismo producto emitido por el Tesoro de EE UU a plazo de 5 años con rentabilidad del 0,84%. Ayer mismo, Italia emitía letras a un año al 4,15%.

Bolsas sin valor.- Podrá ofrecerse e incluso asegurarse una rentabilidad por dividendo de una multinacional, pero el mercado no hará caso. Toca vender, a veces países o monedas y poco importa la marcha de la compañía en cuestión. Lograr rentabilidades por dividendo del 10% o del 12% casi garantizadas, dada la diversificación del negocio de la compañía no inmutan a los inversores que se siguen deshaciendo de esos títulos. Parece justo reconocer una corrección en un entorno económico más difícil con la palabra recesión al fondo, pero tanto ajuste en los precios de las acciones de grandes compañías es otra más de las incoherencias de esta crisis que no hace distingos entre sectores. Por ejemplo, en las últimas caídas del mercado español, el color rojo de las ventas impregna a todos los sectores del parqué sin hacer distingos.

Oro y materias primas por las nubes.- Los analistas se cuestionan ahora si es el momento o no de comprar ahora oro. Lo cierto es que lleva más de tres años subiendo sin parar desde que se desencadenó la quiebra de Lehman Brothers, pistoletazo de salida de esta alargada crisis. El oro ha sido el refugio por excelencia y lo seguirá siendo mientras se mantenga la confusión en los mercados y empeore –todavía parece que puede hacerlo más- la crisis en la eurozona. Muchísimo dinero especulativo ha entrado en la crisis buscar su oportunidad en las materias primas provocando distorsiones nada deseables en precios de alimentos básicos que acaban trayendo hambrunas. Los precios, nuevamente, poco han importado, yendo al amparo de los bienes tangibles, aunque solo como referencia para ganar dinero. Aquí también se cree que la burbuja deberá estallar pronto, pero mientras el oro y otras materias primas hacen oídos sordos y suben y suben sin motivo real.

Las monedas como consecuencia de movimientos irracionales.- La crisis de la deuda primero se fijó en la de las empresas y ahora ha entrado de lleno en la de los países que es lo más grave. Por muy grande que sea una compañía, los volúmenes de deuda con los que puede dejar atrapados a los inversores es infinitamente menor a lo que haga un Estado. Las divisas son las afectadas por estos movimientos de capitales que huyen de las Bolsas, que huyen de determinadas deudas. En definitiva se invierte en un producto financiero pero siempre asociado a una moneda. Como en esta crisis el mal de muchos ha permitido un cierto equilibrio entre monedas, exceptuando las intervenidas como el yuan chino. Euro y dólar han jugado mal que bien sus bazas en esa igualdad de problemas, aunque con matices. Pero la crisis se va decantando a favor de la zona euro y esto provoca que estos tensos equilibrios se rompan. Suizo acordó poner límite la semana pasada a una revalorización excesiva de su moneda, el franco suizo. El viernes anterior se produjo un gran batacazo de la divisa europea, con el convencimiento de que esta unión monetaria saltaría por los aires con la inminente salida de Grecia de sus filas. Los países periféricos hacen huir a los inversores hacia otras monedas pero, por otra parte, Alemania da consigue concitar a muchos de los que huyen. Estamos también en zona de paradojas con una dólar fortaleciéndose como refugio con un franco suizo puesto a dieta para no ponerse más fuerte, cuando la economía estadounidense está más para depreciaciones del dólar que para fortalezas de refugio.

Pacohum
Principiante
Principiante

Cantidad de envíos : 377
Localización : Córdoba
Fecha de inscripción : 07/03/2009

http://www.audiohum.es

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.